‘Wonder Woman 1984’ es arrastrada por sus villanos sin inspiración

‘Wonder Woman 1984’ es arrastrada por sus villanos sin inspiración

Wonder Woman 1984: Nuevamente dirigida por Patty Jenkins (quien comparte el crédito del guión con el veterano de DC Geoff Johns y el escritor de «The Expendables» David Callaham), la película comienza con una secuencia de flashback gloriosamente filmada, que muestra a la joven Diana en Themyscira, que, dada la plataforma, se convierte isla en el arroyo.

Después de eso, sin embargo, la historia de 2 horas y media pasa demasiado tiempo estableciendo su premisa y los malos, que desafortunadamente se dirigen hacia el cursi cuadrante «Superman 3» de la filmografía de DC / Warner Bros. (Esas empresas son unidades de WarnerMedia, al igual que CNN).

Wonder Woman 1984

El proyecto encuentra una manera razonablemente inteligente de incorporar a Chris Pine como Steve Trevor, quien notablemente murió al final de «Wonder Woman». Aun así, este podría ser un caso en el que hubiera sido más prudente, tanto para el personaje principal (Gal Gadot) como para la película, seguir adelante en lugar de mirar hacia atrás.

La eterna Diana, más bien, ha estado llevando una antorcha durante más de 65 años cuando la encontramos en 1984, escondida a la vista trabajando en el Smithsonian.

Es allí donde conoce a una nueva colega tímida y tímida (Kristen Wiig) y encuentra un artefacto misterioso que pone en marcha la trama, incluidos los medios del improbable regreso de Steve.

Dicho objeto también lo busca un especulador petrolero, Max Lord (Pedro Pascal), que tiene en mente sus propios fines nefastos.

La advertencia subyacente, cuidado con los estafadores que albergan aspiraciones de poder, es uno de los mensajes que aparentemente se entretejen en la película.

La trama muerde más de lo que la película puede masticar adecuadamente, al principio se siente un poco demasiado como una historia de cómic individual que se extiende más allá de su peso para satisfacer las demandas de una película de gran éxito.

Las apuestas terminan siendo lo suficientemente altas, pero los antagonistas representan una gran caída del dios de la guerra y el ejército alemán, y a pesar de los esfuerzos de Gadot y Pine, que aprovecha al máximo su presencia anacrónica en los años 80, el la película no puede superar esos obstáculos.

«Wonder Woman 1984» es víctima de un error común con las secuelas, trabajando para llenar el vacío dejado por una historia original.

Si bien hay algunas secuencias de acción visualmente impactantes cuando Diana y su nuevo enemigo superpoderoso se enfrentan, y Gadot sigue siendo extremadamente atractivo para humanizar al personaje, el último acto se convierte en un desastre.

El primero «Mujer Maravilla» sigue siendo un faro brillante entre la era moderna de las películas de superhéroes de DC, una hazaña no pequeña, ya que el fantástico arsenal y el atuendo de la creación de la década de 1940 no se traducen fácilmente en la actualidad.

El lazo mágico, en particular, se ha convertido en un arma maravillosa, utilizada de todo tipo de formas ingeniosas.

Aún así, ese lazo te hace decir la verdad, y hablando claramente, «Wonder Woman 1984» se siente decepcionante.

Ese juicio no resta valor a la primera película, pero en términos de franquicia, reduce el entusiasmo por la perspectiva de «Wonder Woman 3», en cualquier año en que, y ella, pueda aparecer.

«Wonder Woman 1984» se estrena el 25 de diciembre en HBO Max y en los cines. Está clasificado como PG-13