Skip to main content
DESPABILATE ⭐⭐⭐⭐⭐

Pasivo de pensiones de Pemex y CFE ya supera lo recaudado por IEPS e IVA


La situación de Pemex es particularmente crítica. La producción de hidrocarburos ha disminuido un 35.8% desde 2014, y las reservas petroleras se estiman se agotarán en 12.4 años. Estos factores aumentan la presión sobre la sostenibilidad financiera de la empresa y, por ende, sobre sus pasivos laborales.

Por su parte, la CFE enfrenta un escenario en el cual sus ingresos son menores a sus gastos, incluso con los subsidios eléctricos. El presupuesto para pensiones de la CFE supera al doble lo destinado a sus actividades de transmisión, lo cual es un indicativo de la desproporción en la asignación de recursos dentro de la empresa.

Necesidad de reformas urgentes

Ante esta situación, los especialistas del CIEP consideran imperativo modificar el modelo de negocio de ambas estatales para garantizar su viabilidad a largo plazo y, especialmente, para poder mantener sus compromisos pensionarios.

“Si estamos rescatando algo que sigue teniendo pérdidas, la verdad es que los más afectados somos todos y cada uno de nosotros”, advierte Macías. La experta destaca la urgencia de abrir espacio fiscal, ya que gran parte del presupuesto nacional se destina a rescatar a estas empresas sin obtener un retorno significativo.

Ricardo Cantú Calderón, investigador asociado en ingresos y deuda del CIEP, enfatiza la necesidad de iniciar un debate público sobre el futuro de Pemex y CFE.

«Se puede agudizar todavía más el problema de Pemex porque no hemos hecho todavía un debate público de qué se va a hacer con Pemex una vez que se acabe el petróleo”, señala Cantú.

Asimismo, plantea preguntas cruciales sobre el destino de los activos y pasivos, los pozos, las pensiones y la necesaria transición de un modelo de extracción a uno de transformación.


MAS NOTICIAS EN YOUTUBE