Million Maga March: Miles de manifestantes pro-Trump

Million MAGA March: Miles de manifestantes pro-Trump se manifiestan en Washington DC

Muchos no iban a ir con cuidado, algunos habían viajado lejos, la mayoría estaba lista para respaldar las afirmaciones de conspiración electoral del presidente.

Million Maga March: Jerry Babb y Robert Beckner se pararon en un pedestal de ladrillos y miraron a una multitud de decenas de miles, reunidos en Freedom Plaza para la Marcha del Millón Maga.

“Estados Unidos es hermoso”, dijo Babb, con un mar de banderas de Trump frente a él. «Y Estados Unidos ha vuelto».

La multitud cantó el himno nacional y esporádicamente estalló en vítores por el presidente. La manifestación comenzó en Freedom Plaza el sábado por la mañana y culminaría con una multitud de cientos y miles al final de la tarde.

Un gran número de manifestantes habían viajado por todo el país para mostrar su apoyo a Donald Trump , desde lugares tan lejanos como Los Ángeles y Seattle. Un grupo, con la pancarta «Los estadounidenses de origen coreano apoyan al presidente Trump en 2020», dijo que vinieron de Corea del Sur para las elecciones y se habían presentado para apoyar a su hombre nuevamente el sábado.

Craig Johnson, que había conducido 14 horas desde Florida, estaba repartiendo billetes de un dólar con una foto de Melania Trump.

«¿No es hermosa?» dijo a los manifestantes que pasaban. «Esa es mi primera dama».

“Quiero que esta pesadilla termine”, le dijo a The Guardian. “No he dormido mucho desde las elecciones porque me entristece que Donald Trump no sea nuestro presidente. Sin embargo, será nuestro presidente «.

Johnson no fue el único que creyó tan firmemente en las afirmaciones de Trump, hechas sin evidencia, de que la elección fue manipulada, y en su negativa a ceder ante Joe Biden después de que las principales organizaciones de medios convocaron la carrera por el demócrata, por 306-232. en el colegio electoral.

Babb, de 60 años, dijo que Trump era el mejor presidente que había tenido, uno que «hizo todo lo que dijo que haría».

Beckner agregó que ha iniciado una petición de recuento y ya tenía 18.000 firmas. Confiaba en que se produciría un recuento y que Trump saldría “absolutamente” como el ganador.

Muchos partidarios se vieron impulsados ​​por una combinación de desconfianza en los recuentos de votos estatales y los medios de comunicación, y la convicción de que Trump, de hecho, había ganado la presidencia, simplemente no se informó.

Stevan Roknic, que había venido de Hobart, Indiana, dijo que era «misterioso» cómo se informó que Trump había perdido las elecciones.

«Trump estaba ganando, tuvo las elecciones aplastantes», dijo Roknic. “Y luego, en medio de la noche, dejaron de contar, y misteriosamente todos estos votos aparecieron para Joe Biden. No lo compro».

Roknic, entre otros, dijo que creía que la pandemia de coronavirus fue «orquestada» y tuvo un papel en la elección de los demócratas.

Hubo una fuerte presencia de grupos minoritarios, principalmente estadounidenses de origen asiático. Pero Alexandira Juárez, de Buxton, Maine, usó una camiseta de “Latinas for Trump” y dijo: “Amo absolutamente a Trump y lo que ha hecho por este país, y lo robaron durante cuatro años más”.

Cuando se le preguntó sobre el tema de la separación infantil, una de las políticas más controvertidas de Trump y que afectó predominantemente a los migrantes latinoamericanos en la frontera sur, Juárez dijo que no creía que en realidad estuvieran separados.

Tony Capo, un estudiante de farmacia egipcio estadounidense de Nueva York, dijo que asistía a la manifestación solo para apoyar una auditoría electoral. Pasó de ser demócrata en 2016 a apoyar a Trump esta vez.

“Solo queremos una auditoría para la votación, no estoy tratando de decir que necesariamente hay un fraude electoral”, dijo. «Pero el hecho de que algunos altos funcionarios nieguen una auditoría es ridículo».

Un musulmán, dijo que Trump había condenado a los supremacistas blancos y el racismo, y que la prohibición musulmana de Trump no era una prohibición contra los musulmanes, sino que preocupaba a países con grandes poblaciones musulmanas. Mientras hablaba, la multitud detrás de él rompió en un «¡Cuatro años más!» cantar. Capo los animó.

Dennis y Mikami Lam, una pareja estadounidense de Hong Kong, procedían de Los Ángeles. Estaban celebrando fuera de la corte suprema debido a la política de Trump hacia China, que dijeron que era beneficiosa para Hong Kong.

A última hora de la tarde, los partidarios de Trump se agolparon frente a la corte suprema, donde fueron recibidos por una multitud de contramanifestantes. Los dos grupos estaban separados por una barricada y agentes de la ley, pero aún así chocaron brevemente después de que se difundieron los rumores de que estaban presentes miembros del grupo extremista Proud Boys.

Se vio a algunos seguidores animando a Proud Boys y con gorras de Proud Boys.

The Guardian no pudo verificar de forma independiente si las personas que usaban ropa de Proud Boys eran en realidad del grupo.

La multitud estaba formada por personas de diversos orígenes y comunidades. Algunos gritaron obscenidades a los contramanifestantes. Pero algunos eran todo sonrisas, en la capital simplemente para celebrar.

¿Qué está diciendo Trump?

El presidente sigue disputando el resultado de las elecciones. En una serie de tweets el sábado, dijo que los controles de las boletas en Georgia eran una «pérdida de tiempo», alegando problemas con las firmas pero sin dar pruebas.

Se llevará a cabo un recuento manual en Georgia debido al estrecho margen entre los dos candidatos, pero no se espera que esto cambie los resultados allí.

El viernes, funcionarios electorales dijeron que la votación fue «la más segura en la historia de Estados Unidos» , la refutación más directa de las autoridades federales y estatales a las afirmaciones del presidente.

El viernes, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo a Fox News: «El presidente Trump cree que será el presidente Trump, tendrá un segundo mandato».

Sin embargo, los esfuerzos de Trump para revertir el resultado sufrieron tres reveses el viernes:

  • En Arizona, su equipo retiró una demanda solicitando una revisión de las papeletas emitidas el día de las elecciones después de que quedó claro que la ventaja de su rival era inexpugnable. La impugnación se basó en una afirmación de que se habían rechazado algunos votos legales.
  • En Michigan, un juez rechazó una solicitud de dos observadores electorales republicanos, que habían presunto fraude en el condado de Wayne, para bloquear la certificación de los resultados de las elecciones en Detroit.
  • En Filadelfia, Pensilvania, se rechazaron las solicitudes de la campaña de Trump para invalidar varios lotes de boletas por correo.

Crece la presión sobre Trump para que reconozca la victoria de Biden y ayude a preparar la transición de una administración a otra.

La Administración de Servicios Generales (GSA), la agencia gubernamental encargada de iniciar el proceso, aún no ha reconocido a Biden y a su compañera de fórmula Kamala Harris como ganadores.

El equipo de Biden no ha tenido acceso a informes de seguridad clasificados, agencias federales y fondos necesarios para garantizar una transición de poder sin problemas. La portavoz de Biden, Jen Psaki, dijo que esta falta de acceso podría afectar la capacidad de gobernar de Biden.

«Se necesita información en tiempo real para hacer frente a las crisis del momento», dijo, destacando el impacto de la pandemia. «Es imperativo que nuestro equipo y nuestros expertos tengan ese acceso».

Al agregar su voz a esas llamadas, el exjefe de gabinete del presidente Trump, John Kelly, dijo que la demora en comenzar la transición estaba dañando la seguridad nacional. «No es un proceso en el que se pasa de cero a 1.000 millas por hora», le dijo a Politico.

Un pequeño pero creciente número de republicanos también respalda los pedidos de que el presidente electo reciba informes de inteligencia diarios