La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA, La influenza pandémica de 1918, que recibió el nombre de Influenza Española.

La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA

La influenza pandémica de 1918, que recibió el nombre de Influenza Española.

Cuando se nombró el nuevo coronavirus Covid-19 Organización Mundial de la Salud (OMS)

La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA, Su historia: «Teníamos que encontrar un nombre que no se refiriera a una ubicación geográfica, un animal, una persona o un grupo de personas, y que también fue pronunciada y asociada con la enfermedad «.

Esto fue expresado por el director de la organización, Tedros Adhanom, mientras explicó que» es importante tener un nombre para evitar el uso de otros nombres que puede ser impreciso o estigmatizante.

También nos da un formato estándar que podemos usar en futuros brotes de otros y nuevas versiones del virus corona. (Covid-9 CORONAVIRUS)

La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA
La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA

Según la declaración de la OMS, el nuevo nombre se deriva de las palabras «corona», «virus» y «enfermedad», mientras que 19 representa el año en que ocurrió (la OMS informó el brote el 31 de diciembre de 2019).

Las pautas de nombres de enfermedades parecen haber sido establecidas para evitar situaciones como la del Vox MP Javier Ortega Smith, en la que Covid-19 se conoce como «malditos virus chinos», lo que provocó el mensaje racista del país asiático en nuestro país. acusado.

Algunas enfermedades en nuestra historia llevan el nombre del lugar donde se originaron, lo que por muchas razones resultó ser una mala idea.

Primero, el origen era inexacto en el pasado.

La influenza pandémica de 1918, que recibió el nombre de Influenza Española.

La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA
La mentira de la GRIPE ESPAÑOLA

Intervenciones en tratamiento y racismo

Nadie quiere vivir en una ciudad que se identifica con una enfermedad, básicamente porque puede estigmatizar esta área geográfica y su gente.

Imagina a todos los medios internacionales hablando sobre el Ébola en Madrid, el Coronavirus de Torrelavega o el Zika en Tarragona.

No solo eso, sino que los nombres inapropiados pueden dificultar el tratamiento adecuado de una enfermedad.

El brote de pes en el Barrio Chino de San Francisco en 1900 no solo provocó racismo y estigmatización contra los chinos, sino que también contribuyó a la discriminación, sino también a una política de salud que dejó algo que desear.

Nombrar un brote con una localización puede general racismo hacia los habitantes de esa región

La xenofobia hacia los chinos también es un problema actualmente con el nuevo coronavirus. Aunque lo cierto sea que centrarse en quién tiene una enfermedad nunca será tan efectivo como buscar cómo contenerla. Y es que a un virus le da igual tu procedencia.

Directrices de la OMS

Para evitar la estigmatización hacia ciertos ciudadanos que se había producido en otras ocasiones por culpa del nombre de un brote, la OMS creó unas directrices hace unos años para describir con precisión las enfermedades, sin estigmatizar personas o lugares, o incitar miedo innecesario (como explicaba Adhanom). Por ello ahora se nombran por sus síntomas, características y la causa de la enfermedad, si se conocen. Así lo expresaron desde la OMS:

“Conviene evitar algunos términos, como los referidos a lugares geográficos (por ejemplo, síndrome respiratorio de Oriente Medio, gripe española, fiebre del Valle del Rift), nombres de personas (por ejemplo, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, enfermedad de Chagas), especies de animales o alimentos (por ejemplo, gripe porcina, gripe aviar, viruela símica), referencias culturales o a poblaciones, industrias o profesiones concretas (por ejemplo, enfermedad de los legionarios) y términos que suscitan miedo (como desconocido, mortal, epidémico)”.