ARTE EN GENERALCINE - TV - TEATROFIGURAS PUBLICASNEWSNOTICIAS

Katz, sobre “Hostería Beninger”

Publicado por 9 noviembre, 2019
 En el MENU puede cambiar de IDIOMA - In the MENU you can change the LANGUAGE
Katz, sobre "Hostería Beninger"

Katz, sobre “Hostería Beninger”

Marcelo Katz, co-autor y director de la inquietante y atractiva pieza “Hostería Beninger”, donde por primera vez recurre a las máscaras como elemento dramático permanente, consideró que esa herramienta “se lleva de viaje al público a los bosques patagónicos”.“Tuve la intención de que los espectadores sintieran lo que les pasaba de niños frente a los cuentos, esa sensación de viaje fantástico en el que la obra te sumerge por un rato y de la que salís con sensación de ensueño. Sentí que las máscaras iban a ayudar a introducir rápidamente a los adultos en el territorio fantástico de esa hostería perdida en las montañas patagónicas”, reflexionó Katz.

El actor, director y maestro de clown, bufón y máscaras, resaltó que el uso de la máscara “de donde nació la semilla de ‘Hostería Beninger’, muestra que si el trabajo que hace el actor con máscara es el adecuado, se llega a lugares de mucha presencia y de veracidad, algo que siempre me interesa, mientras que si no es así termina siendo un objeto inanimado que le tapa la cara.

Te pude INTERESAR:  Lo que se sabe sobre Santino William Legan, de 19 años, abrió fuego en un festival en California

“Hostería Beninger” seguirá en cartel

(los viernes a las 22.30 en Espacio Aguirre, Aguirre 1270, Ciudad de Buenos Aires) hasta finales de mes y regresará en marzo para seguir narrando una historia animada por ocho artistas que asumen entre uno y tres personajes cada quien y que Katz escribió junto a Martín Joab.

El elenco con Xoana Solferino, Alejandra Alvarez, María Carranza, Mariano Russo, Gastón Jeger, Luis Cagnacci, Eleonora Valdez y Alejandro Salvo, es parte de un staff que incluye realización de vestuario Elena Faranda, dirección de sombras Paula Vidal, realización de máscaras Alfredo Iriarte/Marcela Alonso, dirección de arte Gabriella Gerdelics, diseño de iluminación Pablo Calmet, coreografía Valeria Narvaez y música original Diego Vila.

¿Cómo surge “Hostería Beninger”?

El verano pasado fui invitado a dar clases y actuar en el festival de El Bolsón e inspirado por las montañas comencé a escribir esta historia. Con el primer borrador avanzado, invité a participar a Martín Joab, con quien hace 20 años nos embarcamos juntos en procesos creativos de todo tipo. Martín tiene mucho manejo de estructura dramática y yo escribo teniendo muy en cuenta los cuerpos de los actores para que se generen los distintos estados que requiere la historia. Esta vez fue un trabajo arduo que llevó 63 versiones.

Te pude INTERESAR:  Campo de Desplazados: Un ataque a un deja 15 muertos, entre ellos seis niños

¿En algún momento la utilización de diversos recursos puso en peligro el cuento?

El cuento estuvo en peligro muchas veces. Dos meses antes del estreno, por separado funcionaba todo bien, pero cuando hacíamos una pasada, había partes que no tenían la vida que precisábamos. Parecía que estábamos contando dos obras distintas: Había personajes que llevaban la estructura de la obra y que eran “serios”, y personajes que ponían el juego y el humor, pero no lográbamos que se articulen los unos con los otros. Trabajando con Martín y con Diego Vila (autor de la música original, con mucha experiencia en montajes de espectáculos), encontramos la luz para resolver esto y la integración comenzó a suceder.

Te pude INTERESAR:  AHORA: Eagle Rock fire, luchan contra el fuego de las rocas

¿Como fue conformar un elenco capaz de semejante ductilidad para jugar los diversos roles que exige la obra?

En 27 años dirigiendo espectáculos, la gran mayoría de mis montajes fueron en teatro independiente. Dirigí cuatro veces en el teatro comercial y dos en el teatro oficial (Cervantes y San Martín una en cada lugar). Algunas veces los actores dejan en medio del proceso pero “Hostería Beninger” fue el espectáculo en donde más actores se bajaron en el camino. El tipo de teatro que hago es muy gratificante para estar frente al público, y muchas veces es angustiante o complejo para atravesar el proceso de ensayos. Cómo no perder la frescura y mantenerse vivo pasando un material después de cinco meses, cuando tus compañeros y el equipo ya no ríe. El equipo de actores que está en escena trabajó muy duro para llegar al resultado y fue consolidándose artística y humanamente a medida que íbamos sorteando los obstáculos del trabajo. Creo que las máscaras nos dieron una buena lección. Una vez más: paciencia, disponibilidad, deseo, escucha, ritmo, tempo, cuerpo, juego, y más paciencia.