ANIMALES

El siamés, un gato bello y delicado

Publicado por 4 diciembre, 2018
 En el MENU puede cambiar de IDIOMA - In the MENU you can change the LANGUAGE

Es una de las razas más populares y distinguidas entre los felinos. Sus ojos, la principal referencia.
El siamés es un gato muy popular y apreciado en todo el mundo, especialmente por su físico. Este animal se originó y se extendió inicialmente en la actual Tailandia, lugar que originalmente se llamaba región de Siam. Durante mucho tiempo no se exportó demasiado este animal, hasta que en 1871 se decidió llevar especímenes de esta raza magnífica a una competencia felina celebrada en Londres. Más tarde, la raza comenzó a ser muy apreciada, por lo que los soberanos de su país de origen utilizaron, en gran medida, a los siameses como regalos institucionales.

Los gatos siameses comenzaron a tener una difusión masiva, primero en Europa y luego en América. Como resultado de esta considerable difusión, se hicieron varios intentos de cruzar con otras razas. De hecho, casi podemos afirmar que, precisamente debido a estos cruces frecuentes, la forma siamesa pura casi ha desaparecido. La raza fue oficialmente reconocida por la World Cat Federation a finales de la década de 1980, después de la tremenda presión de la mayoría de las granjas dedicadas al desarrollo de esta raza felina.

Posiblemente sean los ojos uno de los detalles más significativos de la raza: son oblicuos y bastante distanciados de la nariz. Y su color es su característica física más famosa y apreciada: azul brillante y profundo, único en su especie. La cabeza tiene forma alargada y triangular, y se caracteriza por una excelente proporción entre la nariz y las orejas, que son muy grandes en comparación con el resto de la cara. El cuerpo es delgado y elegante, y las piernas largas le dan un andar muy especial. Los siameses, al ser parte de una raza registrada, deben cumplir con ciertos estándares físicos regulados para la raza pura. En primer lugar, debe ser de tamaño mediano. A diferencia del tipo siamés original, esta raza perdió la mayoría de sus características orientales, pero mantiene un contorno nítido y muy definido que la hace especial.

Un animal casero que no soporta la soledad

Por Sergio Gómez (veterinario)

Todos podemos imaginar cómo es un gato siamés, a diferencia de si nos preguntan por cómo es un bengalí o un bombay. Esto se debe a que se hizo famoso por su color de pelo característico y sus ojos grandes e intensamente azules. Es un gato cuyo peso va de los 2,5 kilos a los 5 kilos y tiene un carácter muy extrovertido. No soporta la soledad, incluso puede deprimirse fácilmente. Ideal para las personas que quieren compañía, no requiere de mayores cuidados a excepción de sus vacunas anuales y desparasitarlo cada tres meses. Pero es sólo eso: no es común ver a un gato siamés en el consultorio del veterinario porque se peleó con otro gato. Las enfermedades que más lo afectan son el estrabismo (desviación en la posición del globo ocular), neoplasias mamarias (en gatas adultas entre los 10 y 12 años y la mayoría son malignas), sordera (generalmente congénita), otitis y cálculos urinarios.

Fuente: https://www.lmneuquen.com/el-siames-un-gato-bello-y-delicado-n571730