Desarrollo del Cáncer de Endometrio

Los científicos mapean los pasos moleculares en el desarrollo del cáncer de endometrio

Desarrollo del Cáncer de Endometrio: Un nuevo estudio revela los pasos moleculares que provocan el cáncer de endometrio, comúnmente conocido como cáncer uterino, que es el sexto cáncer más común en mujeres en todo el mundo. La nueva información ayudará a los médicos a identificar mejor qué pacientes pueden necesitar un tratamiento agresivo y por qué los tratamientos convencionales pueden no ser efectivos para algunos pacientes.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer y publicado en la revista Cell, proporciona una visión detallada de docenas de pasos moleculares que ocurren en el desarrollo de este tipo de cáncer. Es el estudio molecular más completo del cáncer uterino.

Ha definido cómo los genes y las proteínas juegan un papel importante en el cáncer de endometrio, ofreciendo a los médicos el potencial de proporcionar enfoques de tratamiento individualizados para los pacientes.

Los investigadores de la NYU Grossman School of Medicine y otras instituciones miden las proteínas clave, que son caballos de batalla que construyen estructuras moleculares y redes de señalización. Descubrieron que los medicamentos ya aprobados que se dirigen a proteínas conocidas como CDK12, PML y SMARCA4 en otros tipos de cáncer pueden ayudar en el tratamiento del cáncer de endometrio.

El nuevo estudio construyó su trabajo en The Cancer Gene Atlas (TCGA), que identificó algunos de los fundamentos genéticos de la enfermedad en 2013. Los científicos sugieren que hay más en el cáncer que solo genes.

Para llegar a sus hallazgos, analizaron 95 tumores uterinos y 49 muestras normales de tejido uterino. Con estos, midieron los niveles y las modificaciones de los jugadores moleculares, como los genes, los microARN, los ARN circulares, los ARN mensajeros y las proteínas.

El equipo también estudió los cambios químicos en las proteínas, conocidos como modificaciones postraduccionales, que es esencial para determinar cuándo y dónde las proteínas están inactivas o activas. En pocas palabras, el equipo recolectó 12 millones de mediciones de diferencias entre células sanas y células cancerosas.

Con los millones de mediciones, los investigadores desarrollaron un nuevo método para determinar tumores que no son agresivos ahora pero que resultarán tan invasivos como los tumores serosos, que son muy potentes y pueden matar a los pacientes.

En la actualidad, para determinar qué tan agresivo es el cáncer de endometrio, los médicos confían en la biopsia o en la observación de las células bajo un microscopio. Sin embargo, en el estudio, el equipo sugiere que los niveles de actividad de algunas proteínas pueden diferenciar los tumores que son más agresivos de los menos agresivos.

Curiosamente, los científicos también descubrieron que un proceso, que involucraba empacar y desempacar genes, ocurre con más frecuencia de lo esperado en las células cancerosas. Además, descubrieron que existe un proceso llamado acetilación de histonas, que es una parte crucial del proceso, en el cáncer de endometrio.

Una prometedora vía de tratamiento

Los hallazgos del estudio permitieron a los investigadores idear una nueva forma de determinar qué pacientes tienen más probabilidades de beneficiarse de un tratamiento llamado terapia de punto de control inmunitario.

En la terapia, los médicos usan medicamentos como nivolumab y pembrolizumab para eliminar las barreras que la mayoría de las células tumorales usan para escapar del sistema inmunitario. Estos inhibidores del punto de control inmunitario combaten el cáncer al bloquear que las proteínas del punto de control no se unan con sus proteínas asociadas, evitando que se envíe la señal de apagado. Por lo tanto, los medicamentos permiten que las células T del sistema inmune eliminen las células cancerosas. Es como aumentar el poder del sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer en sí.

El nuevo estudio ahora es prometedor en el tratamiento de pacientes que pueden necesitar un tratamiento más agresivo, reduciendo el riesgo de que las células tumorales se vuelvan invasivas. Determinar qué pacientes se beneficiarían de los medicamentos ayudaría a evitar a los pacientes efectos secundarios graves e innecesarios.

“Durante muchos años, los científicos han estado utilizando la genómica, el estudio del código genético, que es una forma muy efectiva pero relativamente básica de observar el cáncer. Pero si agregamos todos estos niveles adicionales: proteínas, ARN y las formas en que las proteínas se comunican entre sí, entonces podemos aprender aún más sobre cómo funciona realmente el cáncer», Emily Kawaler, estudiante de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York. y coautor del estudio, dijo.