RSS NOTICIAS DE DIFERENTES PORTALES

Cuando Isaac Asimov jugó a predecir 2019 y acertó | Tecnología

Publicado por 13 enero, 2019
Cuando Isaac Asimov jugó a predecir 2019 y acertó - Tecnología

A finales de diciembre de 1983, cuando quedaban solo unos días para que empezara el año que George Orwell eligió como título de su asfixiante distopía, el Toronto Star le propuso a Isaac Asimov, por entonces exitoso escritor de ciencia ficción, que predijera el futuro. Escogió 2019 no por casualidad. Era un salto de 35 años hacia adelante. El mismo salto que había que dar hacia atrás para llegar a 1949, la fecha de publicación de 1984.

Los 35 años también eran un salto generacional. Un margen suficiente para que predecir el futuro no fuera una tarea demasiado fácil o se adentrara irremediablemente en la ciencia ficción, que era lo que Asimov escribía desde hacía cuatro décadas. En las revistas pulp, en semanarios, en forma de libros, el autor volcaba su imaginación para trazar historias de civilizaciones galácticas y robotizadas.

La popularidad de sus historias y su acento académico —era bioquímico y daba clases en la universidad— lo señalaban como un candidato perfecto para especular sobre el futuro. Lejos de mostrarse conservador, cuando el Toronto Star le pidió aquel artículo, Asimov echó su imaginación a volar. Pronosticó sobre los ordenadores y las misiones espaciales, sobre la educación y los hábitos de trabajo.

El “objeto móvil computerizado” es el término que más llama la atención en sus augurios tecnológicos. Asimov no concreta a qué se refiere, pero ahora no podemos dejar de asociar aquel pretendido cacharro con un smartphone de hoy. Decía que estos dispositivos penetrarían los hogares y serían de uso común. Antes ya habían irrumpido en su literatura, como en el cuento Sensación de poder (1957), donde se menciona una “computadora de bolsillo”.

Te pude interesar:  Más de 200.000 personas apoyan la retirada de los Óscars del polémico cortometraje "Detainment" - Télam

La visión positiva de la tecnología que tenía Asimov contrastaba en los ochenta con el creciente universo ciberpunk, a punto de desbocarse de la mano de William Gibson y del cine de Hollywood. Para el autor de ciencia ficción, sin embargo, las computadoras se volverían indispensables en 2019 y ello redundaría en beneficio de la sociedad.

El efecto inmediato de la adopción de las computadoras sería cambiar nuestros hábitos de trabajo, algo que se puede afirmar con toda seguridad que ha sucedido. Solo hay que pensar en cómo era una oficina en 1984. El autor también vaticinaba que algunos empleos desaparecerían, en favor de las computadoras y los robots, que se ocuparían de las tareas repetitivas. Pero se crearía más empleo del que se destruiría. De nuevo, pensaba en positivo.

Ordenadores y brecha digital

Presagiaba también Asimov que toda la población tendría que formarse en el uso de las computadoras. La sociedad tendría que trabajar rápido para hacer de esto una realidad. Tal vez más rápido de lo que era capaz. Con el fin de evitar que la siguiente generación no estuviera cualificada para realizar los trabajos más demandados. El autor profetizaba —de forma más calamitosa, esta vez sí— la brecha digital.

Te pude interesar:  El intacto magnetismo de un Maradona de película llegó a Cannes - Télam

Para 2019, una nueva generación criada en un mundo de alta tecnología, estaría creciendo. La computadora se habría vuelto un elemento central en la educación, dejando al profesor como un mero guía de la enseñanza. No ha llegado aún ese momento. Y los móviles parecen servir más al ocio que a un fin educativo. Aunque Asimov predecía que en este futuro alcanzado existiría la oportunidad de que cualquier persona aprendiera lo que quisiera, cuando quisiera y como quisiera. En una palabra: Internet.

Respecto a la huella medioambiental del hombre, el autor de Fundación veía las cosas más negras. “Las consecuencias en términos de residuos y polución se harán más evidentes e inaguantables con el tiempo y los intentos de manejar esto serán más agotadores”, escribió. Aunque también apuntó que en 2019 tendríamos en nuestras manos las herramientas para solucionar el problema.

Su incansable optimismo le llevó a viajar más allá en el ámbito espacial. En 2019 estaríamos en la Luna “no para recoger piedras lunares sino para establecer una estación minera que procesará el suelo lunar”. Aún seguimos recogiendo piedras y solo ahora China ha logrado alunizar en la cara oculta del satélite. También tendríamos en el espacio observatorios astronómicos y fábricas, que producirían objetos difíciles de producir en la Tierra. Los telescopios espaciales pasan por observatorios astronómicos, pero no existe nada que se le parezca a fábricas en órbita.

Te pude interesar:  Península Valdés es finalista entre 28 sitios para ser una de las 7 maravillas de la Argentina - Télam

Todas estas predicciones partían de una premisa optimista y, afortunadamente, acertada. Entre la URSS y Estados Unidos no habría guerra nuclear. Un miedo aún latente en los primeros años 80, justo antes del desmantelamiento del bloque soviético. ¿Qué sentido tendría describir las condiciones de vida miserables de los pocos supervivientes de un conflicto nuclear?

El optimismo de Asimov era demasiado fuerte para plantearse seriamente esa coyuntura. También lo era para seguir la corriente catastrofista del 1984 de Orwell. Por eso terminó su artículo diciendo que los grandes cambios de 2019 solo serían un barómetro para otros cambios mucho mayores que estarían por llegar. Ahora nos corresponde a nosotros, seres de 2019, especular sobre esos próximos cambios.

DESPABILATE.COM PARTE DE LA FUENTE DEL ARTICULO
Si te gustó la PUBLICACIÓN por favor DEJA TU COMENTARIO desde tu cuenta de Facebook en el PIE DE LA PÁGINA!
Si queres estar INFORMADO de cada PUBLICACIÓN en DESPABILATE BLOG SUSCRIBETE!

SUGERIR UN POST EN DESPABILATE BLOG

Deja tus Comentarios desde tu cuenta de Facebook!