CORONAVIRUS: España récord de muertes en un día

CORONAVIRUS: España récord de muertes en un día

La epidemia de coronavirus mostró señales de estabilización en España, a pesar de que el número de muertos aumentó hasta batir el récord diario, mientras el gobierno español aprobó medidas para evitar que las empresas aprovechen la crisis para despedir empleados, incrementando aún más la incertidumbre social.

Además, con el objetivo de consolidar la situación y avanzar a la etapa de doblegación del virus, el Ejecutivo encabezado por el socialista Pedro Sanchez evalúa endurecer el confinamiento casi total al que está sometido la población desde hace dos semana.

El coronavirus se cobró en España la vida de 4.854 personas, 769 más en el último día, lo que supone un 18% de crecimiento y la cifra más alta de muertes desde que comenzó la pandemia.

Aunque España se consolida como segundo país con más muertes después de Italia, la evolución de la enfermedad muestra cierta mejoría.

Si bien el número total de infectados también siguió creciendo, hasta llegar a 64.059, el último aumento fue de 7.871 contagios, equivalente al 14% de los casos, el porcentaje más bajo desde que se decretó el estado de alarma hace dos semanas.

«El incremento (de fallecidos) que se ha producido hoy es porcentualmente equivalente al de los últimos tres días y parece que hay una clara estabilización”, dijo Fernando Simón, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias de España.

Entre los enfermos, hay más de 36.000 hospitalizados de las cuales 4.165 (13%) están en las Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), según el último balance del ministerio de Sanidad español.

Por otro lado, 9.357 personas se curaron, es decir, un 33%, frente al 19% de fallecidos.

Las autoridades sanitarias insisten en que los datos sobre la evolución de la pandemia muestran una tendencia a la «suavización» pero que el país se mantienen todavía en la primera fase, antes de llegar al pico y doblegar la curva.

También admiten que las cifras se ven desvirtuadas por varios factores, uno de ellos es que actualmente en la Comunidad de Madrid no se contabilizan a los pacientes que están siendo tratados por Covid-19 por sus síntomas claros pero a los que no se les hizo la prueba.

Esta semana se preveía como la más crítica en cuanto al repunte de contagios, ya que mañana se cumplirán los primeros 14 días de confinamiento total de la población bajo el estado de alarma, y se espera que, después, comience a notarse más claramente el impacto de esta dura medida que restringe la libertad de los ciudadanos en beneficio de su propia salud.

Por eso, Simón insistió en que «estamos en el momento clave para hacer un esfuerzo mayor», con el propósito de «reducir el número de contagios efectivos».

En ese sentido, el experto apuntó a las personas que todavía tienen que ir a trabajar, a los servicios necesarios, a quienes pidió mantener las medidas de «distancia entre compañeros», para conseguir un mayor impacto.

Los hospitales siguen reclamando material de protección a pesar de que el ministerio de Sanidad asegura que hacía el máximo esfuerzo y entregando más de siete millones de mascarillas y otros materiales necesarios.

Más de 9.300 médicos están infectados actualmente por Covid-19, y la cifra sigue subiendo cada día.

Pero también en los puestos laborales son numerosas las denuncias de falta de protección, al margen de que las medidas de distanciamiento suelen ser laxas en lugares concurridos como los mercados, según pudo comprobar Télam.

Por ejemplo, en uno de los mercados más antiguos de Barcelona, el de Santa Catarina, los empleados de seguridad hacen esfuerzos constantes para que los compradores mantengan la distancia, mientras algunos puesteros atienden cubiertos de la cabeza a los pies, y otros sin ninguna protección.

Sin embargo, las autoridades españolas subrayan que la movilidad ciudadana está en niveles bajísimos, en algunos transportes, como los colectivos interurbanos, a un 3,5%, mientras los trenes de cercanías funcionan a un 10%.

«El único tratamiento que tenemos disponible es la disciplina de los ciudadanos», insistió hoy la vocera del Ejecutivo, María Jesús Montero, quien reiteró que «cuando los expertos lo indiquen se tomarán las medidas adicionales que hagan falta».

El endurecimiento del confinamiento supondría un giro en la postura del gobierno español, que hasta ahora se negaba a ceder a este pedido que reclaman distintos sectores y partidos, y con mucha vehemencia el presidente catalán, Quim Torra.

En tanto, el Consejo de Ministros aprobó hoy vetar los despidos que se realicen por «causas objetivas» en el marco de la actual crisis sanitaria, e instó a las empresa a plantear ERTEs, una modalidad de una suspensión del empleo o reducción de jornada colectiva, algo a lo que ya se están adhiriendo muchas empresas, entre ellas el FC Barcelona, que reducirá en un 70% el salario de su máxima estrella, Lionel Messi.

“Nadie puede aprovecharse de esta crisis sanitaria para despedir”, aseguró la ministra de Trabajo Yolanda Díaz.

El gobierno español busca así llevar tranquilidad a los ciudadanos que viven con gran incertidumbre el día a día de la evolución de la pandemia y sus consecuencias económicas tras dos semanas de confinamiento.

Y, en lo económico, España libra junto con Italia una dura batalla en la Unión Europea para que se acuerde una emisión de deuda conjunta para salvar las economías nacionales, bautizada como «coronabonos», que una vez más pone a prueba el futuro del bloque regional.